• ESPACIOH

Reconciliando planes y expectativas en momentos de crisis

Por: Dominique Elmadi


Quien diría que algo microscópico, prácticamente invisible, podría cambiar los planes de TODOS nosotros. Para mi, lo más disruptivo ha sido la cancelación de mi ceremonia de graduación, la cual llevo cuatro años planeando. Hasta hace un mes, no pasaba un día sin que me imaginara en mayo, con mi toga, recibiendo mi diploma enfrente de las personas que más quiero. Tampoco pasaba un día sin estar buscando y coordinando entrevistas para encontrar el trabajo perfecto para comenzar mi carrera profesional. Hoy afortunadamente estoy segura de que todavía me graduaré en mayo, pero con quien lo podré celebrar o que haré en los meses después de mi graduación todavía queda en el aire. Lo único seguro es que en este momento no hay nada seguro.

Evidentemente el COVID-19 vino a desestabilizar el mundo entero. El virus nos ha afectado a todos, de diferentes maneras. A unos más que a otros. Miles de personas han perdido su trabajo, algún miembro de su familia, y hasta su vida. Bajo esa perspectiva, mi graduación parece un tema insignificante. En estas dos semanas, hemos visto a los gobiernos de cada país implementar medidas para tratar de controlar la situación y buscar limitar el impacto negativo tanto en el aspecto de salud como económico: cuarentenas, asistencias económicas y fiscales, e intentando de varias maneras brindar asistencia a los sistemas de salud que están siendo sobrecargados y a punto de colapsar. Sin embargo, es evidente que ni las potencias más grandes y fuertes del mundo lo han podido controlar; simplemente están comprando tiempo. En cuanto a nuestros planes, el tiempo sigue corriendo y depende de nosotros seguir viviendo. Está en nuestras manos tomar acción.

Todo empieza por reconciliar nuestros planes a la nueva realidad. Muchos factores que influenciaron nuestros planes han cambiado. Por ende, nuestros planes deben cambiar. Tanto empresas como iglesias han ajustado sus planes operativos basados en la realidad presente. Supermercados, por ejemplo, han ajustado su estrategia para distribuir los productos a domicilio y han creado canastas de limpieza, verduras, carnes, etc. Mientras tanto las iglesias han comenzado a dar misas virtuales, y algunas están haciendo confesiones por “drive- through”. Así como estas compañías están tomando nuevas iniciativas sobre como seguir adelante, debemos pensar nosotros en como ajustarnos a la nueva realidad.

Los resultados de nuestros planes suelen ser medidos en base a nuestras expectativas. Si mantenemos las expectativas que teníamos hace dos meses, muy probablemente estaremos decepcionados. Personalmente, ya sea en mayo, julio o diciembre, necesitaré iniciar mi carrera profesional. Antes me preocupaba por encontrar el trabajo ideal en la compañía perfecta, pero me he dado cuenta de que obtener un trabajo decente en mi área de estudio sería un privilegio, especialmente cuando hay muchas personas que se han quedado sin trabajo y que tienen familias que mantener.

Finalmente, en momentos de crisis se encuentran oportunidades. Algunos ejemplos obvios son las compañías e individuos con la habilidad de proveer valor de manera remota, cuales pueden tener ventajas en estos momentos sobre los que dependen de la presencia física de las personas. Algunos estudios de Yoga, por ejemplo, están ofreciendo clases virtuales. Estos estudios no solo lograran crear ingresos durante esta crisis, sino también seguramente ganaran clientes en un futuro. Mientras estos ejemplos son obvios, en la situación de cada uno de nosotros también se encuentran oportunidades, aunque tome mas reflexión identificarlas.

Una de las enseñanzas mas grandes que nos deja todo este caos es la de replantarnos la forma de vivir, y realmente empezar a vivir el día a día como si fuera el ultimo. ¿Pero a que con llevaría vivir el día-a-día? Desde mi perspectiva será empezar a desprenderme de todo eso que yo pensaba que era “indispensable”, como situaciones o cosas que realmente no te llenan. Entre todas las cosas que nos importan, este virus nos ha ayudado a diferenciar lo banal de lo esencial. Definitivamente extraño salir de casa, pero nada se compara con la satisfacción que he encontrado en poder compartir mas tiempo con mi familia y sacrificar una simple salida, para poder proteger a mis seres queridos, que se encuentran mas vulnerables en esta situación. Es el momento perfecto para hacerse un clavado hacia adentro y empezar a encontrar lo bonito y perfecto en las cosas mas sencillas y transmitir ese pensamiento a los que nos rodean. Como herramienta propongamos empezar con la gratitud; ser agradecidos por todo lo que tenemos. Dar las gracias es el gesto mas sencillo y no solo beneficia al que recibe, sino también al que agradece. Un simple acto de gratitud puede transformar sociedades.

Nuestro futuro está en nuestras manos y depende de nosotros salir adelante en momentos de incertidumbre.

780 vistas0 comentarios

ESPACIOH promueve el liderazgo de jóvenes hondureños con talento y amor a la patria. ¡Únete hoy a la generación del cambio!

info@espacioh.org

 

¿Como te pareció?No me gusto :(Pudiera mejorar 3/5 :(¡Increible!¡ME ENCANTA!¿Como te pareció?

¡Encuentranos en otras plataformas!

Suscribete para más información
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram