top of page
  • Foto del escritorESPACIOH

¿QUÉ PASA CON LA CICIH?

Actualizado: 1 may

Redactado por: Roberto Santos




La Instalación de la CICIH fue una de las promesas más importantes de la campaña electoral de la Presidente Xiomara Castro. Sin duda alguna, la expectativa del establecimiento de este ente internacional fue clave para que la población hondureña, hastiada de la inacabable corrupción en el país, se presentara a las urnas el 28 de noviembre de 2021 y le diera su voto de confianza.


Poco más de dos años de gobierno y para algunos ha sido muy bueno, para otros normal, para otros muy malo, pero en lo que todos los hondureños estamos de acuerdo es que algo hace falta… y es ahí donde nos preguntamos ¿Y LA CICIH?


Repasemos de que se trata. Las siglas CICIH corresponden al nombre que lleva la Comisión Internacional Contra la Corrupción e Impunidad en Honduras, misma que es establecida bajo el manto de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). El interés de Honduras surge a raíz de la instalación del mismo órgano pero en Guatemala (la CICIG), la cual algunos consideran fue una herramienta importante en el fortalecimiento del sistema de justicia y combate a la corrupción.


Es pertinente recordar el historial de nuestro país con las misiones de apoyo anticorrupción, puesto que en 2016 y en colaboración con la Organización de los Estados Americanos (OEA), se estableció la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH), que buscaba investigar casos, fortalecer la institucionalidad, y promover reformas legales en el país.


El hondureño, lleno de creatividad y viveza, suele hacer la analogía entre la MACCIH y un animal salvaje al que le quitan sus colmillos, este tiene toda la intención de cazar pero su capacidad para hacerlo se encuentra disminuida ya que no posee las herramientas necesarias para realizar su labor, y es precisamente el caso de la MACCIH, si bien esperaba combatir la corrupción e impunidad, enfrentó desafíos y limitaciones en su capacidad operativa que impidieron el pleno desarrollo de la misma, ni bien pasaron los 4 años para los que fue establecida, las autoridades de turno la mandaron a hacer maletas y de regreso para su casa, decidieron no renovar el convenio y dicha acción resultaba obvia pues los corruptos no se iban a disparar ellos mismos en la cabeza.


Pero entonces, retomando el tema principal, ¿Cómo vamos con eso de la CICIH? El proceso comenzó oficialmente el 15 de diciembre de 2022 cuando se firmó el Memorándum de Entendimiento entre Honduras y la ONU para la instalación de la misma, donde se tocaban temas como el establecimiento de ciertos requisitos que el Estado debe cumplir, y también el llevar a cabo análisis por parte de expertos quienes evaluarían la situación de nuestro país.


Sin embargo, posterior a la firma del memorándum, el silencio primó, el nivel de alerta bajó, y cada quien a lo suyo. No se volvió a escuchar de la CICIH más allá de un par de reclamos pero de los mismos personajes que años atrás expulsaron a la MACCIH, y así pasaron los meses hasta que en abril de 2023 se dieron señales de vida. El 21 de abril de 2023, la Presidente afirmó que se están finalizando términos para llegada de expertos que brindarán asistencia técnica para la instalación de la CICIH en su fase 1.


Las afirmaciones de la Jefa de Estado de Honduras no causaron tanto revuelo en una población que realmente solo está esperando resultados y que ansía una rápida y efectiva instalación de la CICIH.


Uno de los mayores obstáculos para el establecimiento de este mecanismo anticorrupción, hasta la fecha y en pleno 2024, sigue siendo el Congreso Nacional, quienes tienen en su quehacer, la fundamental tarea de derogar y aprobar leyes, con el propósito de efectuar lo plasmado en el memorándum de entendimiento. No obstante, las demandas de la ONU parecen no coincidir con el pensamiento del Presidente del Congreso Luis Redondo, quien comenta que “el congreso no tiene que derogar esto o aquello para que venga una misión de combate a la corrupción”(Criterio.hn), dando a entender que la Organización de las Naciones Unidas solo está dando largas.


No queda más que esperar y exigir un proceso que se realice con verdadera voluntad y de una manera transparente, donde se le dé autonomía y libertad a la comisión para poder, de una vez por todas, combatir este cáncer como lo es la corrupción, una corrupción que por tanto tiempo ha ido dejando heridas abiertas a la moral de una nación que solo anhela tiempos de paz, seguridad, y justicia.


30 visualizaciones0 comentarios

Comentários


bottom of page