• ESPACIOH

Un País de Cinco Estrellas

Grace Werner



Septiembre representa el mes de la Independencia Nacional de la República de Honduras y es cuando más patrióticos tendemos a ser, pero solo porque estamos en octubre, no significa que no podemos seguir hablando sobre los tesoros que contiene Honduras. Les quería hablar sobre el tesoro de biodiversidad que posee nuestro país de cinco estrellas. Como región, Centroamérica contiene el 8% de la biodiversidad del planeta. Honduras, en comparación al resto de los países de esta área, resalta por albergar el Corazón Biológico de dicha región. Como hondureños, tenemos el privilegio de poseer en nuestro patio una diversidad de flora y fauna, que muchos pagarían por venir a visitar. La pregunta que les hago hoy es, ¿que estamos haciendo nosotros como hondureños para cuidar y preservar nuestro paraíso de biodiversidad?


Según el Instituto de Conservación Forestal (ICF), hace 50 años Honduras contaba con un 65% de territorio verde. Hoy en día, contamos con un 48% de cobertura forestal. Las estadísticas revelan que Honduras está perdiendo 3% de bosque anualmente. Ese 3% representa la perdida de hábitat de miles de especies, representa la emisión de más gases de efecto invernadero a la atmósfera y suma al cambio climático que está afectando el planeta entero. Esto es mayormente causado por la deforestación, la explotación ilegal de madera, la agricultura y hasta el narcotráfico. La combinación de estos factores ha incrementado la velocidad de la cual estamos perdiendo nuestros pulmones nacionales.


Los bosques son los mayores almacenadores de carbono del planeta; por ende, actúan como filtros de aire para nosotros. Honduras posee varios pulmones de oxígeno tales como la Reserva de Biosfera Trifinio Fraternidad, La selva de la Mosquitia, El Parque Nacional La Tigra y muchos más que suman a la extensa flora y fauna que contiene nuestro país. La selva de la Mosquitia es la Reserva Biológica más ‘virgen’ del hemisferio norte de América. Sin embargo, las regiones donde más se pierden bosque son en tres áreas que están ‘protegidas.’ ¿Si estas áreas están protegidas por ley, como es posible que es donde más se está sintiendo el daño de la deforestación? Por ejemplo, La Reserva De la Biosfera del Rio Plátano, declarado como patrimonio mundial por la UNESCO, sufre deforestación de ocho mil hectáreas al año. Así mismo, el proyecto de construcción de viviendas en la zona de la Reserva de La Tigra destruirá al menos el 20% de la fuente de agua que suple a diario a la población de la capital. Como hondureños, deberíamos hacernos estas preguntas importantes, y exigir respuestas a nuestros gobernantes.


Con el paso del tiempo, hemos utilizado a la naturaleza como un recurso explotable que va más allá del desarrollo económico de un país, más allá de la urbanización, más allá de las necesidades básicas y el razonamiento. Nos hemos venido aprovechando de nuestros bosques y estamos viviendo las consecuencias de tales acciones. El uso irracional de nuestros recursos naturales, específicamente de nuestras selvas, han contribuido a la desertificación de 47 municipios entre los departamentos de Valle, Choluteca, Francisco Morazán y El Paraíso.


Es importante mencionar que, si hay diferentes ONG’s y programas gubernamentales que están ayudando a combatir este cáncer que está afectando nuestras bellas tierras, pero colectivamente debemos hacer MÁS. Con acciones sencillas tales como plantar árboles autóctonos en nuestras comunidades, reciclar el papel, utilizar materiales alternativos a la madera, y solicitarles a nuestros gobernantes la protección de nuestros bosques, podemos contribuir a la restauración de nuestros pulmones nacionales. Ninguna acción es muy chiquita o insingnificativa al combatir este problema nacional. No subestimemos el valor compuesto de las acciones pequeñas que podemos tomar como ciudadanos. Si no cuidamos lo nuestro, nadie más lo hará por nosotros. Por eso, como hondureños tenemos un deber patriótico y humanitario de proteger y preservar nuestra biodiversidad para las futuras generaciones.

141 vistas0 comentarios