• ESPACIOH

¿QUIÉN DEBE MANEJAR LA PANDEMIA?

Por: Andrea Hoppert

Estudiante de Maestría en Salud Publica en Saint Louis University

En pleno siglo XXI, hemos sido azotados por una de las peores pandemias en los últimos 100 años. La pandemia causada por el virus SARS-CoV-2, cuya enfermedad es conocida como COVID-19, ha revelado muchas deficiencias en múltiples áreas de nuestro país. Desde la falta de liderazgo en nuestro gobierno hasta la vulnerabilidad de un sistema de salud al borde del colapso. Esto ha hecho que muchos cuestionen la habilidad y preparación del gobierno ante la respuesta del COVID-19.


Ante la falta de liderazgo y preparación, la pregunta que muchos se hacen es: ¿Quién debe de manejar la pandemia en Honduras? Tenemos ejemplos de países desarrollados que han abordado el tema del COVID-19 con una respuesta colectiva y multidisciplinaria y nuestro país, tuvo que acatar una respuesta similar. No se trata de un solo organismo o entidad que maneje una pandemia, sino de una gestión integral y multisectorial.


La pandemia del COVID-19 debe ser liderada por una respuesta colectiva de parte de entidades del gobierno, liderado por la Secretaría de Salud, y por diferentes sectores de la sociedad. Primero, el gobierno debe actuar como el facilitador de fondos, insumos, y recursos. Asimismo, liderar planes de preparación, alerta y respuesta, ante el estado de emergencia.


Por su parte, la Secretaria de Salud, actúa como el organismo con mayor capacidad de liderar la pandemia. La secretaria cuenta con cuatro niveles; Nivel de Conducción Superior, Nivel de Dirección Superior, Nivel Estratégico y Nivel de apoyo. Uno de los niveles con más importancia para manejar la pandemia es el Nivel Estratégico que se encarga de operativizar los programas, políticas y proyectos. En el Nivel Estratégico, se encuentra la Unidad de Vigilancia de la Salud, la cual es el motor epidemiológico de la misma. Dicha unidad, se encarga de la recolección, análisis, interpretación y divulgación de datos específicos de la salud. En una pandemia es fundamental la función de la Unidad de Vigilancia de la Salud, ya que ellos manejan la vigilancia epidemiológica, incidencia y detección de los casos de COVID-19. Esta unidad es un componente clave para frenar una pandemia. Dicha unidad es imperativa, ya que provee valiosos datos, estadísticas y análisis del COVID-19 que luego son utilizados para generar políticas públicas basadas en evidencia.


Con una Unidad de Vigilancia débil, perdemos la detección temprana de casos, las estadísticas son incompletas y la ejecución de la planificación de estrategias de salud pública y su evaluación son imprecisas. Otro sector fundamental, y que debe ser reforzado en Honduras, son los Departamentos de Salud mejor conocidos como Regiones Sanitarias.


En un sistema de salud, los Departamentos de Salud/Regiones Sanitarias son vitales en la comunidad local. En países desarrollados, como Estados Unidos, los Departamentos de Salud son los entes expertos en saber la necesidad de su comunidad y comunicar esas necesidades a los gobiernos estatales y nacionales. Al mismo tiempo estos entes están capacitados con laboratorios que proveen exámenes gratuitos de COVID-19 para toda la población que comprende ese departamento. También manejan la vigilancia epidemiológica de su comunidad que luego es utilizada para presentarla a los gobernantes y así decretar políticas públicas para contener el virus. Incluso, tienen una unidad donde se investiga y rastrea casos positivos y sus contactos para aislarlos y frenar la propagación del virus. Ellos tienen autoridad sobre su comunidad para aconsejar y decretar pautas de salud pública.


Al igual que otros organismos, el Departamento de Salud sigue las pautas dictadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) al igual que del Centro para el Control y Prevención de las Enfermedades (CDC). Dichos organismos dan un enfoque de cómo liderar estrategias para su comunidad.

Si nuestro sistema de salud tuviera una estructura fuerte y adecuada, gran parte de la respuesta podría recaer en organismos locales como las Regiones Sanitarias o Departamentos de Salud y ser dirigido por la Unidad de Vigilancia de Salud. Sin embargo, la respuesta ha ido avanzando con base en la improvisación y no la planeación estratégica. La importancia de dichos organismos es fundamental para controlar una pandemia de esta magnitud. La pandemia recalcó nuestro sistema de salud frágil y lo muchos pasos que tenemos que tomar para fortalecerlo, para prepararnos mejor ante próximas pandemias o epidemias. El futuro es ahora.


460 vistas0 comentarios

ESPACIOH promueve el liderazgo de jóvenes hondureños con talento y amor a la patria. ¡Únete hoy a la generación del cambio!

info@espacioh.org

 

¿Como te pareció?No me gusto :(Pudiera mejorar 3/5 :(¡Increible!¡ME ENCANTA!¿Como te pareció?

¡Encuentranos en otras plataformas!

Suscribete para más información
  • Facebook
  • Twitter
  • YouTube
  • Instagram