• ESPACIOH

La importancia de la observación electoral para las elecciones generales

Hillary Gómez


Miembro de Comite RRII




Se acerca el día más esperado y la misma vez el más temido del año 2021, este 28 de noviembre se busca garantizar una efectiva democracia donde cada ciudadano y ciudadana puede ejercer el ejercicio de la observación electoral, siendo una condición indispensable para construir democracia a través de manera individual o por la representación de Organizaciones de Sociedad Civil (OSC).


Las observaciones electorales por parte de la ciudadanía brindan una visión externa, objetiva e independiente, que no pretende confirmar políticamente las elecciones porque su apoyo es para que las organizaciones de sociedad civil desarrollen informes desde el punto de vista técnico, que también, se descubran oportunidades para mejorar procesos y al propio sistema democrático, actuando como estimulador de la transparencia.


Los observadores electorales enriquecen el análisis y pueden brindar recomendaciones específicas para mejorar las prácticas en todas las etapas de un proceso electoral, mediante el uso de estándares a nivel nacional y, en el caso de contribuciones internacionales, desde una perspectiva comparada.

También contribuyen a la credibilidad de los procesos electorales al fortalecer la confianza de la ciudadanía y, mediante la elaboración de informes y evaluaciones, se promueve una visión correctiva y preventiva para mejorar la calidad de los procesos democráticos. y como mediadores en tiempos de crisis para evitar conflictos posteriores que pongan en peligro la estabilidad del país.

Una de mis alegrías es ver que las organizaciones sin fines de lucro, se unen para promover, además de la participación ciudadana, la observación activa durante el proceso electoral de este año, pero sobre todo para contribuir a un ambiente de control ciudadano que vigile y proteja la transparencia no sólo en las elecciones, sino la democracia de Honduras en su totalidad.


Bajo esa premisa y en defensa de los Derechos Humanos, International IDEA (Institute For Democracy and Electoral Assistance), quien indica que la observación electoral es “la recopilación sistemática, completa y precisa de información sobre las leyes, los procesos y las instituciones relacionados con la conducción de las elecciones y otros factores relacionados con el entorno electoral general; el imparcial y profesional análisis de dicha información; y la extracción de conclusiones sobre el carácter de los procesos electorales con base en los más altos estándares de precisión de la información e imparcialidad de análisis” (Comisión Europea, 2008).


En otras palabras, la observación electoral constituye el derecho de la ciudadanía en general a presenciar la organización y desarrollo de los procesos electorales en todas sus etapas, esto en base en los derechos humanos, garantizado por el Estado de Honduras.


La observación electoral no es una actividad aislada ni debe ser tratada como tal, pues como hemos visto en procesos anteriores es parte de una metodología científica de investigación, con la cual se podrá obtener ciertos resultados que ayuden a mejorar el sistema democrático. Si los informes muestran que el proceso está siendo llevado a cabo bajo los parámetros aceptables se refuerza la viabilidad del proceso y la legitimidad de los resultados de lo contrario también será expresado.


En el intento de cumplir con el rol de mecanismo de integridad nos enfrentamos a muchas dificultades, y especialmente en Honduras, sabemos que en nuestro país existen muchos desafíos y algunos de ellos sucedieron en la observación de las elecciones llevadas a cabo en marzo de este mismo año. Primero, la limitación de acceso a la visibilidad en el conteo de votos en los centros de votación, y aunque sabemos que la acreditación por parte del Consejo Nacional Electoral (CNE) funcionan como medio para dar respuesta al problema, no garantiza que suceda la ejecución en su totalidad. Segundo, y de mucha importancia es el problema de seguridad; nuestro país aún no ha salido de una crisis de más de 10 años, el post-conflicto no será un tema que obviar, los observadores pueden ser objeto de intimidación o amenazas. Esta situación puede socavar la libertad de circulación, la libre vigilancia e información, libre de represalias, miedo, o censura, miedo o represalias. Estos incidentes deben documentarse y reportarse inmediatamente a la institución con quien realiza la observación.


Para lograr tener una observación efectiva, la sociedad civil debe estar habilitada para reclutar, capacitar y ubicar a los observadores de acuerdo a un plan de observación bien detallado. La observación es hacer una valoración informada y juiciosa sobre el proceso, su análisis será imparcial, y los informes serán más precisos y equilibrados.


Finalmente, el seguimiento del proceso electoral por parte de la sociedad civil es uno de los mecanismos básicos de integridad. Cada grupo que recopile información de sus equipos de observación distribuidos ya sea a nivel local o nacional, deberá analizar las observaciones, valorar la calidad de la elección y publicar sus conclusiones.


En esta forma de participación, el mayor valor que veo es que los ciudadanos pueden convertirse en agentes de cambio y participar activamente en el diseño y tipo de país deseado, transformándolo desde la propia sociedad.


Animo a la ciudadanía en general a hacer de la –observación- una tarea permanente, capacitando a ciudadanas y ciudadanos expertos en procesos, metodologías y técnicas de observación, motivándoles a ser más participativos para que estos procesos sean la máxima expresión de la voluntad general de la sociedad. Lo que todos queremos es procesos transparentes y para ello es necesario involucrarnos de manera consciente y con objetivos claros e imparciales y con ello traerá la forma más pura de participación ciudadana.

Hillary Gómez


Bibliografía:

Comisión Europea. (2008). Manual de Obervación Electoral de la Unión Europea. Obtenido de https://www.corteidh.or.cr/tablas/27426.pdf


57 visualizaciones0 comentarios